DESCUBRE LA HISTORIA DEL MOLE

CenaduriaSelecta

Publicado:15 Feb, 2023
Un platillo emblemático

El mole es uno de los platillos más emblemáticos y conocidos de la gastronomía mexicana, y tiene una rica historia detrás. La historia del mole se remonta a la época prehispánica de México, cuando los aztecas preparaban guisos y salsas con ingredientes como chiles, tomates, hierbas y especias. Con la llegada de los españoles en el siglo XVI, se introdujeron nuevos ingredientes como almendras, pasas, canela, clavo y chocolate, que se fusionaron con los ingredientes nativos para crear el mole tal como lo conocemos hoy.

Hay muchas leyendas sobre el origen del mole, pero una de las más populares cuenta que fue creado por la monja Sor Andrea de la Asunción, en el Convento de Santa Rosa en Puebla, durante el siglo XVII. Según la leyenda, la monja estaba preocupada por la visita del obispo y no tenía muchos ingredientes, así que mezcló todo lo que tenía a mano en una olla y creó el mole poblano. El plato fue un éxito y se convirtió en un plato de celebración popular en México.

El mole poblano es la variedad de mole más conocida y se elabora con chiles secos, especias, semillas, frutos secos y chocolate. Sin embargo, hay muchas otras variedades de mole en México, cada una con sus propios ingredientes y sabores únicos. Por ejemplo, el mole negro de Oaxaca se elabora con más de 30 ingredientes, incluyendo chiles secos, plátanos, pasas, especias y chocolate, y se sirve con carne o pollo. El mole amarillo de Tlaxcala es más suave y se elabora con chiles amarillos, especias y pollo.

En la actualidad, el mole es un plato muy valorado en México y en todo el mundo, y es considerado una parte importante de la cultura y la identidad mexicanas. Se celebra cada año el Día Nacional del Mole en México, el 29 de septiembre, y muchos chefs y restaurantes en todo el mundo han creado sus propias versiones del platillo.

otras publicaciones

Todas las publicaciones